domingo, 4 de octubre de 2009

He llegado de vuelta de Sort con el coche repleto de setas

Bueno, no es verdad,... no tengo el coche repleto de setas... bueno en realidad sí estaban en el coche... bueno, no exactamente...lo cierto es que nos las habíamos comido... es decir, que sí que el coche estaba repleto de setas aunque "se habían transformado"...

Me encanta salir a buscar setas - cazarlas, como decimos por aquí-... A veces pienso que lo que me gusta es comérmelas -que también- pero en realidad lo que me gusta es buscarlas... mucho más que encontrarlas.

Esto me recuerda un poco a la historia de Don Juan: pobre hombre, condenado a seducir y seducir una mujer tras otra, sin parar, porque tras poseerlas perdían todo su interés que redirigía de nuevo hacía otras presas.

Esa idea de la búsqueda constante creo que es lo que me anima cuando paseo por el bosque buscando las setas. Mienrtas camino pienso "¿Dónde se han escondido?" y me contesto "Seguro que detrás de esa mata hay una... o varias...".

Y entonces la respiración se acelera... bueno, también es por la subida, claro, pero eso no cuenta... y la mirada se agudiza, intentando atravesar las hojas de ese arbusto o de ese arbolito que me cortan la visión... además el sol atraviesa las ramas altas del bosque y chocan en mis gafas produciendo unos destellos que confunden la percepción.

Llegas hasta la mata, te agachas, ... algo te dice que allí no está lo que buscas... de hecho, la ausencia de los que buscas te dice que allí no está... y piensas "Claro!... seguramente estará allí...", un metro o dos hacia la derecha... y vuelves a empezar el ciclo...

Cuando encuentras lo que buscas, te recorre un temblor... bueno, un temblorcito, no hay que pasarse porque sólo es una seta... y dudas entre gritar a tus compañeros para que vengan a ver el hallazgo, o ponerte de rodillas para preparar el corte de navaja que te permitirá llevart el trofeo...

Yo, por lo general, me callo, me agacho, la observo, me regocijo, y la corto... más o menos por ese orden... y luego, un segundo más tarde, pienso de nuevo "¿Dónde se han escondido?".

Una y otra vez, el proceso se repite... y aunque ya sabes que probablemente no estarán tras esa mata a la que te acercas... no dejas de caminar... una y otra vez

Para saber algo más sobre el Donjuanismo

Para saber algo sobre "els rovellons" y los "cazadores de setas" (en catalán)

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Añade por favor tus comentarios