miércoles, 10 de diciembre de 2014

Salvavidas para líderes en mares agitados (primera parte)




me ahogo
 
"Tengo un nuevo  equipo y no sé cómo tratarles: tienen poca experiencia, perfiles muy diferentes y no entienden lo que les pido", así me contaba un manager cómo era su vivencia con su equipo.

Y continuaba… "no les interesa nada, no se involucran en nada, he probado todo lo que ha funcionado con otros equipos pero nada parece surtir efecto… me siento como un náufrago ahogándome en un mar agitado".

Si alguna ves te sentiste igual, te ofrezco un salvavidas que, a lo largo de este post y el siguiente, te proporcionará 4 consejos para gestionar tu equipo y una guía práctica para comunicar mejor con tu equipo.
4consejosyguia

Consejo 1. Nueva visión: "Saca la cabeza del agua para reconocer dónde estás"
A menudo nos empeñamos en resolver situaciones complejas desde dentro de la misma situación que nos bloquea lo que nos lleva a perder el sentido de la orientación y la energía. 

Actuando así nos resultará difícil comprender los elementos que están presenten en esa situación, las relaciones que establecen entre ellos y, por tanto, no podremos gestionar la situación.

En ese caso ¿qué 3 cosas puedes hacer?

  • La primera, toma distancia respecto de lo que ocurre ya que una situación se ve diferente cuando la observamos desde otro punto de vista
  • La segunda, pregúntate si la información que tienes sobre las personas del equipo es veraz o son sólo tus opiniones
  • La tercera, considera lo que ocurre como una situación que hay que gestionar, no como una amenaza
Consejo 2. Objetivo: "Descubre dónde está tierra firme"
Con la visión limpia nos corresponde decidir hacia dónde vamos a nadar, es decir, cuál es nuestro objetivo como manager de un equipo.

Imaginemos que tu objetivo es alcanzable y que tienes el equipo adecuado para conseguirlo… en ese caso ¿qué 3 cosas puedes hacer? 

  • La primera, establece de forma concreta y realista qué quieres conseguir  de tal manera que los que deben acompañarte en el viaje puedan comprenderlo adecuadamente; para ello resulta fundamental aplicar los principios SMART para definir objetivos (si quieres saber más sobre este punto, haz click aquí)
  • La segunda, identifica de forma concreta y realista qué comportamientos de tu equipo deben ser modificados porque os alejan de dicho objetivo o reforzados porque os acercan al mismo
  • La tercera, define cómo sabrás que has llegado a tu objetivo; para ello es necesario establecer indicadores cualitativos y cuantitativos que plasmen los avances

Sin embargo, si tu objetivo es inalcanzable o no tienes el equipo adecuado para conseguirlo…  ¿qué puedes hacer?

    Consejo 3. Acción: "Empieza a nadar hacia tierra firme"
    Ahora que ya sabes a dónde quieres llegar hay que movilizar la energía de tu equipo y darle sentido para que te impulse hacia el objetivo de forma eficiente. En ese caso ¿qué 3 cosas puedes hacer?

    • La primera, comunica a tu equipo lo que quieres conseguir y lo que esperas de ellos; hazlo con palabras y metáforas que puedan ser comprendidas por tu equipo y verifica que comprenden su esencia y sienten su importancia
    • La segunda, establece responsabilidades, plazos y procesos de la forma más adecuada a la madurez del equipo aplicando, por ejemplo, el enfoque del liderazgo situacional (si quieres saber más sobre este punto, haz click aquí)
    • La tercera, haz el seguimiento de las acciones que desarrollan y dales feedback antes que se diluya la conexión entre la acción realizada y el resultado obtenido

    Consejo 4. Reconocimiento y perseverancia: "No dejes de nadar para evitar que la corriente te venza"
    Tu y tu equipo empezáis a avanzar, a moveros hacia ese objetivo deseado pero, a medida que lo hacéis, las fuerzas se desvanecen, la marea cambia y aparece el miedo por no llegar. En ese caso ¿qué 3 cosas puedes hacer?

    • La primera, si se producen resultados reconoce los progresos que el equipo consigue; de esta forma  les ayudarás a darse que cada vez están más cerca del objetivo y neutralizarás las quejas que nacen de la ignorancia o del desinterés. Para ello es fundamental que hayas previsto rutinas de seguimiento para las diferentes acciones que se desarrollan y que les proporciones  feedback antes de que su falta incida en la eficacia del equipo o les desanime emocionalmente.
    • La segunda, si no se consiguen progresos reconoce el esfuerzo que se ha realizado y valora si lo que falló fue


    •  La tercera, a medida que os acerquéis al objetivo, revisa el avance y haz una o varias de estas acciones:  

    tercera

    En la segunda parte de este post hablaremos en detalle sobre uno de los elementos clave de nuestro salvavidas: ¿cómo comunicar con tu equipo para poder acercaros a tierra firme, es decir, vuestro objetivo?

    Resúmen
    resumen



    Notas

    • Para saber más sobre objetivos MARTE (o SMART) te recomiendo SMART goals, de Duncan Haughey
    •  Si quieres aprender más sobre liderazgo situacional, visita Modelo de Liderazgo Situacional  de Hersey-Blanchard, de José Carlos Vicente Díaz 
    • Para saber cómo actuar en el caso que una persona se ahogue en el mar, te recomiendo este link

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Añade por favor tus comentarios