jueves, 5 de junio de 2014

¿Sufres al pensar en tus objetivos? Supera el síndrome del "tengo que"


Llevas varios días pensando en los diferentes problemas que han ido apareciendo alrededor del proyecto que gestionas; has perdido el apetito, estás inquieto y irascible, y piensas con dificultad debido al estrés.

Entonces lees en Twitter que para conseguir el éxito es fundamental marcarse objetivos y, tras coger lápiz y papel, escribes: "tengo que conseguir la visita con la Directora General; tengo que incrementar la rentabilidad del proyecto en un 4%; tengo que conseguir el apoyo del Departamento X"… y, irremediablemente, tu estrés aumenta y te quedas mirando el papel con la mirada perdida.


El síndrome del "tengo que" limita nuestra capacidad de pensar creativa y positivamente porque lo que hace es aumentar la carga de presión que soportamos. En este estado nos vemos intentado desesperadamente llevar a cabo acciones que, si la suerte acompaña, nos permitirán llegar a un éxito que se nos antoja muy lejano… es decir, nos vemos sufriendo por conseguir algo casi inalcanzable.


Pero existe otra forma de pensar en los  objetivos basada en tu capacidad de visualizar y crear una representación mental de lo que va a suceder. La Programación Neurolingüística afirma que que el futuro se crea 2 veces: la primera vez, en tu mente y, la segunda vez, en la realidad.
 

¿Cómo pensar en objetivos de forma positiva? Usa "la línea del tiempo"
Establecer objetivos mediante la línea del tiempo requiere llevar a cabo 5 pasos.
 

Paso 1. Dibujar mi  línea del tiempo
Coge una hoja de papel, dibuja una línea horizontal y las palabras que aparecen en el siguiente gráfico. A la izquierda se encuentra el pasado (lo que no puedes cambiar), en el medio está el presente (que, en realidad, tampoco puedes cambiar) y a la derecha está el futuro (en el que tu objetivo está tomando cuerpo).


 

Paso 2. Preparar mis recuerdos
Piensa en algo que muy probablemente pase la próxima semana; a continuación, en algo que probablemente pasará el próximo mes y, finalmente, en algo que probablemente pasará dentro de 6 meses. A continuación, sitúate mentalmente en la fecha en la que probablemente habrás conseguido tu objetivo: con este ejercicio estás preparando tu mente para "recordar" desde el futuro porque dentro de 6 meses se convierte en "hoy".

Paso 3. Visualizar mi éxito
Visualízate en el futuro habiendo conseguido uno de esos objetivos que eran tan importantes para ti, por ejemplo, "conseguir una visita": observa qué hay a tu alrededor cuando la consigues, qué oyes y cómo te sientes; vive esas sensaciones tan intensamente como sea posible porque, desde estas sensaciones reconfortantes, vas a dar marcha atrás en el tiempo.
 


Paso 4. Planificar hacia atrás
Situado en tu futuro –un futuro en el que has conseguido lo que querías-, mira hacia atrás y responde en orden estas preguntas:
  1. ¿Qué hice 3 días antes que me ayudó a conseguir este éxito?
  2. ¿Qué hice 7 días antes que me ayudó a conseguir este éxito?
  3. ¿Qué hice 2 semanas antes que me ayudó a conseguir este éxito?
  4. ¿Qué hice 3 semanas antes que me ayudó a conseguir este éxito?
  5. ... y repite el proceso hasta llegar al presente.


En cada uno de esos momentos visualízate realizando esa acción: verte actuando te dará más confianza y reducirá tu estrés.
 

Paso 5.  Escribir mi plan
Anota en un papel cada una de las acciones que has visualizado a lo largo de la línea del tiempo y los resultados que obtenías con ellas. 



Una vez escritos acciones y resultados, refínalos  y concrétalas para convertirlas en tu plan de trabajo  a la vez que te sientes confiado y seguro porque este proceso lo has hecho tras haber conseguido tu objetivo en tu mente.

Conclusión
La  visualización de objetivos mediante la línea del tiempo aporta varios beneficios:
  • Proporciona motivación porque nos permite observarnos habiendo conseguido el éxito en lugar de vernos sufriendo por conseguirlo
  • Nos permite establecer un plan orientado a resultados y no sólo a acciones
  • Acrecienta nuestro nivel de responsabilidad ya que el éxito depende de nuestra acción y no del factor "suerte"

Y, para terminar, un pequeño video sobre el uso de la visualización en el deporte: si los atletas de élite la utilizan... ¿por qué tu no?


Notas
Si quieres saber más sobre "la línea del tiempo" puedes hacer click aquí
Si quieres saber más sobre cómo visualizan sus objetivos los atletas de élite puedes hacer click aquí

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Añade por favor tus comentarios